Principios de vida que te ayudaran en tu camino al éxito:

Desarrolla tu generosidad en el día a día

La generosidad no es dar de lo que posees sino de aquello que eres, tal y como el mirto da su fragancia así tu has de regalar la esencia que eres.

Detectar lo que la otra persona necesita y ofrecérselo sin que te lo haya pedido es el mayor regalo que puedes recibir, ya que al darlo te haces más consciente de que lo tienes y creces en ese valor. Saberte con una cualidad particular que te hace diferente y ponerla a disposición allí donde se necesite, es lo que realmente habla de la grandeza de tu generosidad. Este intercambio generoso no busca agradecimiento aunque viene siempre acompañado por un reconocimiento interno que te hace sentir grande, útil y colaborador de este gran equipo de valores que conforma a la humanidad.

En el intercambio generoso de la entrega, no existe lugar para la deuda o el agradecimiento, ya que en el mismo acto dador y recibidor se elevan cual alas ligeras a través de sus dones o cualidades excelsas.

“…¡Ah, qué ocurrencia la de tu realeza! ¡pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía qué hacer. Luego saqué despacio de mi saco un granito de trigo, y te lo di.

Pero qué sorpresa la mía, cuando al vaciar por la tarde mi saco, encontré un granito de oro en la miseria del montón. ¡Que amargamente lloré de no haber tenido corazón para dárteme todo!”.

R.Tagore

Feliz semana de generosidad entregando tu gran Don al mundo!

Quizás también te puede interesar